Los finales son posibilidades de nuevos comienzos, las despedias, son promesas de reencuentros.

10 ago. 2010


Las palabras que no decimos se transforman en frustacion, en tristeza, en isatisfaccion. Lo que no decimos se transforma en trauma, En veneno que mata el alma. Lo que no decìs te encierra en el pasado. Se transforma en una herida abierta.